sl_ensayo02

El espectáculo juega y manipula a su antojo una “cantología” que ejecuta el Niño de Elche, cruzando hábilmente por diversos palos y formas del cante, y que vemos repetirse una y otra vez, donde baile, cante y guitarra se van sofisticando a cada paso, rizando el rizo, en un acto de absoluto malabarismo escénico, hasta trasgredir del todo el material de inicio.

YA! es el ahora, la inmediatez del presente y el espíritu con el que se enfrentan a este trabajo: sin artificios, sin excusas, sino con la única pretensión de entregarse y entregar su bien hacer, de sumar energías y experiencias, con la libertad salvaje y la maravillosa locura de los artistas inquietos que se sienten en la necesidad de la constante búsqueda y de alejarse de la comodidad de los terrenos ya conocidos.

En YA! Hay flamenco en estado puro, hay teatralidad, hay humor y hay excelencia. Pero sobre todo hay ganas de divertirse y de divertir al público. La absoluta conexión entre los tres intérpretes, la intimidad que existe entre ellos y con la escena, creará también esa relación de complicidad con el público que, como quien asistiera a un ensayo, participará y disfrutará de sus intentos, de sus aciertos y desaciertos y de su poderoso carisma.

Deja un comentario